Consejos Paciente

Complicaciones del reflujo gastroesofágico

Si el reflujo gastroesofágico (llamado pirosis o “ardor”) no se controla y trata puede dar lugar a problemas más importantes como la esofagitis, el sangrado y las úlceras del esófago, el esófago de Barrett, estenosis esofágica (estrechamiento de la luz del esófago) y a un aumento del riesgo del cáncer de esófago.

¿Qué es la esofagitis?

La esofagitis es una inflamación del esófago (causa dolor e irritación) debido a la presencia del ácido del estómago al esófago. Ocurre cuando el ácido del estómago pasa de forma continuada a través del esófago. La esofagitis puede provocar sangrado o úlceras esofágicas. Si la esofagitis no se diagnostica y no se trata correctamente, puede evolucionar al denominado esófago de Barrett, un factor de riesgo para cáncer.

La esofagitis se trata con los mismos fármacos que se prescriben para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

¿Qué es el esófago de Barret?

El esófago de Barrett es un problema que aparece en algunas personas con reflujo gastroesofágico. Aparece como consecuencia de la alteración de las células que forman el epitelio del esófago por el daño crónico provocado por la presencia de reflujo ácido no tratado. Los cambios anormales en estas células se denomina displasia y ésta puede evolucionar en su degeneración hasta convertirse en cáncer de esófago.

Los síntomas son iguales que los de reflujo gastroesofágico, aunque a menudo son más graves.

El diagnóstico del esófago de Barrett se realiza con una prueba llamada una endoscopia alta o esofagogastroscopia que explora el esófago y su pared y permite obtener una biopsia (muestra de tejido), que posteriormente se examina al microscopio.

La meta del tratamiento es prevenir el daño adicional producido en el esófago evitando el paso del reflujo ácido del estómago. Para ello se utilizan unos fármacos denominados inhibidores de la bomba de protones.

Estos fármacos disminuyen la cantidad de ácido producida por el estómago. Si con este tratamiento no mejora el problema, se puede indicar la cirugía en la que básicamente se modifica el esfínter (válvula) que comunica el esófago con el estómago.

El esófago de Barrett es una condición premaligna que puede evolucionar a cáncer del esófago en algunos pacientes. Hasta el 0.5% de pacientes con esófago de Barrett desarrollarán el cáncer del esófago cada año. Debido al riesgo aumentado de cáncer, los pacientes con esófago de Barrett necesitan seguimiento y revisiones periódicas regulares.

En ocasiones en la zona de esófago dañada del esófago se produce una cicatriz, que causa un estrechamiento del esófago, llamado estenosis. Estas estenosis pueden interferir con comer y beber impidiendo o dificultando la llegada del alimento y líquido al estómago. Las estenosis se pueden tratar mediante dilataciones, en las cuales un instrumento estira suavemente las zonas estrechas y amplía la abertura del esófago.

Fuente: American Society of Gastrointestinal Endoscopy Technology Status Evaluation Report . Cleveland Clinic Department of Gastroenterology & Hepatology.

Consejos al paciente

Osteoporosis

Osteoporosis

1. Ejercicio y prevención de osteoporosis

Recomendaciones generales - Una de las medidas de prevención para evitar la osteoporosis es el ejercicio físico que consigue mantener los huesos fuertes y... Leer más

Dolor Osteomuscular

Dolor Osteomuscular

Cómo prevenir el dolor de espalda

La adopción y la corrección de una serie de hábitos posturales ayuda a evitar el dolor de espalda, si los incorporamos a nuestra actividad... Leer más

Diabetes

Diabetes

Cómo actuar ante una hipoglicemia

La hipoglicemia es una complicación de los pacientes con diabetes y que requiere una actuación y tratamiento inmediato. La hipoglicemia es una... Leer más