Consejos Paciente

Consejos prácticos para prevenir el dolor cervical

¿Qué es el dolor cervical?

- Llamamos dolor cervical al que se produce en la zona más alta de la columna vertebral, justo en la parte posterior del cuello.

- El dolor se suele percibir en la nuca pero también puede irradiar hacia los hombros o las paletillas.

- A menudo va acompañado de rigidez o dificultad para mover la cabeza, sobre todo al intentar hacer giros (tortícolis).

¿Por qué puedo tener dolor cervical?

- La columna cervical, junto con los músculos y los ligamentos del cuello, tiene que ser a la vez fuerte, para sostener todo el peso de la cabeza, y flexible para permitir todos sus movimientos. Como además la columna cervical es la zona menos protegida de la columna, está muy expuesta a las lesiones por traumatismos.

- En los jóvenes, los traumatismos, los movimientos bruscos y las malas posturas sostenidas durante un largo tiempo son las principales causas de dolor cervical. En cambio, en la gente mayor, la principal causa de dolor cervical les la artrosis:

· Los accidentes y desplazamientos bruscos de la cabeza: son frecuentes en determinadas prácticas deportivas y en los accidentes de tráfico por choque frontal o por alcance (“latigazo”)

· Las malas posturas sostenidas durante largo tiempo: son características de determinadas profesiones (manipulador de alimentos, limpieza del hogar, músicos...) y actividades cotidianas (leer con mala iluminación, situación incorrecta frente al ordenador, etc.)

· La tensión nerviosa (estrés): es otra causa importante de dolor cervical, ya que aumenta la rigidez muscular y dificulta la flexibilidad del cuello, siendo una de las principales causas de tortícolis

¿Cómo se manifiesta el dolor cervical?

- El dolor cervical por movimientos bruscos o malas posturas suele ser de tipo difuso y aparición progresiva. Se puede establecer una relación directa con la actividad que lo ha provocado y aumenta con los movimientos y posturas forzadas.

- El hecho de que todos los nervios que comunican el cerebro con el resto del cuerpo pasen por la columna cervical, hace que el dolor de origen cervical pueda irradiar a las extremidades o manifestarse como:

· Dolor de cabeza.
· Vértigo.
· Dolor en la mandíbula.
· Dolor en los hombros y codos.
· Dolor dorsal, entre las paletillas.
· Hormigueos en las manos.

Cuando el dolor cervical está relacionado con alguna enfermedad, pueden presentarse otros síntomas, como fiebre, dolor nocturno entre las paletillas y pérdida de fuerza en los brazos y manos.


Cómo actuar ante un dolor cervical

Medidas generales

- Si ha habido un traumatismo, aplicar hielo o compresas frías rápidamente sirve para atenuar la inflamación inicial. Al cabo de 4 o 5 días es beneficioso aplicar calor local.

- En las contracturas y dolores de origen traumático, siempre es beneficioso aplicar calor local y hacer masaje en la zona afectada para relajar la musculatura.

- Otras medidas generales son el reposo relativo, el posible uso de collarín y evitar los movimientos forzados.

¿Cuándo y cómo debo usar el collarín cervical?

Es aconsejable consultar a un profesional sanitario (médico o farmacéutico) para saber qué tipo de collar hay que elegir y cómo utilizarlo.

- Si el dolor cervical lo ha producido una sobrecarga postural, es aconsejable la utilización de un collarín cervical blando.

- En ningún caso deberá utilizarse más de una semana seguida, para no sobrecargar la parte dorsal de la espalda ni debilitar la musculatura. Lo óptimo sería utilizarlo únicamente en determinadas horas del día para descansar el cuello.

- La correcta colocación del collarín es muy importante: debe estar bien ajustado al cuello (ni demasiado apretado ni demasiado flojo) y debe tener la altura justa (que no fuerce el cuello hacia atrás).

¿Cuándo debo consultar al médico o farmacéutico?

- La mayor parte de dolores cervicales producidos por traumatismos o malas posturas sostenidas se atenúan en pocos días y ceden en cuestión de una semana aplicando el conjunto de medidas ya comentadas.

- Si el dolor persiste, irradia hacia los brazos o ova acompañado de un fuerte dolor de cabeza, vértigo o problemas de equilibrio, hay que acudir al médico rápidamente.

¿Qué me pueden preguntar ante una consulta por dolor cervical?

El médico o farmacéutico necesitarán algunos datos para establecer la causa del dolor cervical y orientar mejor el tratamiento. Por ello, al hacer la consulta nos preguntarán:

- Dónde se localiza el dolor: en la nuca, en otra parte del cuello" en un solo lado o en los dos" si se centra en un punto concreto o sube por la nuca hasta detrás de los ojos.

- Cuándo empezó y cómo ha evolucionado: es constante o intermitente" ha ido en aumento o no.

- Si hay síntomas asociados: ha coincidido con alguna enfermedad, dolor de cabeza, fiebre, erupción cutánea, etc.



¿Qué puedo hacer para prevenir nuevos ataques?

· Consejos higiénico-posturales

- No hay que mantener la misma postura durante mucho tiempo. Si la actividad lo requiere, es conveniente hacer interrupciones a la mínima sensación de fatiga o dolor.

- Evitar los gestos bruscos de rotación (mirar hacia atrás por una llamada o ruido, conducir el coche marcha atrás...), las flexiones laterales y sobre todo, la flexión hacia atrás (mirar hacia arriba levantando el mentón).

- Evitar transportar cargas con un solo brazo (la cartera, la cesta de la compra...)

- Evitar las corrientes de aire.

- Para dormir deben evitarse las almohadas excesivamente altas. Toda la columna debe quedar en línea recta y paralela al colchón.

· Ejercicios de relajación y estiramiento

Cuando existe dolor cervical agudo es recomendable practicar una postura de relajación total de la columna: posición semitendida, con las rodillas un poco dobladas y la nuca bien apoyada, durante 10 o 15 minutos, un par de veces al día.

A partir del tercer o cuarto día pueden iniciarse estiramientos sencillos del cuello y de los brazos:

- Efectuar movimientos suaves de flexión-rotación oponiendo resistencia progresiva con la mano.

- Realizar una serie de 10 movimientos con cada mano un par de veces al día.



El complejo vitamínico B12 - B6 - B1 a dosis altas ha demostrado ser eficaz tanto para tratar como para prevenir el dolor de la espalda, ya que refuerza el sistema nervioso y el muscular. Su toma regular y periódica complementa los resultados obtenidos con el ejercicio y las actitudes posturales. Pida consejo a su médico o farmacéutico.

Piense que mantener su espalda en el mejor estado posible no sólo evita los dolores sino que ayuda a conservar la salud en general. Los beneficios que obtendrá con ello compensarán sobradamente los esfuerzos empleados.





Dra. Conxita Closa Rusinés
Médico rehabilitador
Institut de Rehabilitació Tres Torres, Barcelona

Ver pdf

Consejos al paciente

Osteoporosis

Osteoporosis

1. Ejercicio y prevención de osteoporosis

Recomendaciones generales - Una de las medidas de prevención para evitar la osteoporosis es el ejercicio físico que consigue mantener los huesos fuertes y... Leer más

Dolor Osteomuscular

Dolor Osteomuscular

Cómo prevenir el dolor de espalda

La adopción y la corrección de una serie de hábitos posturales ayuda a evitar el dolor de espalda, si los incorporamos a nuestra actividad... Leer más

Diabetes

Diabetes

Cómo actuar ante una hipoglicemia

La hipoglicemia es una complicación de los pacientes con diabetes y que requiere una actuación y tratamiento inmediato. La hipoglicemia es una... Leer más