Información General

Cómo se manifiesta

I. Síntomas de la artrosis

  • El principal síntoma de la artrosis es el DOLOR. Casi siempre empieza de forma gradual cuando movemos la articulación y posteriormente, con el progreso de la enfermedad, aparece durante el reposo o el descanso nocturno.
  • La intensidad del dolor es variable, con periodos de más intensos seguidos de otros de alivio.
  • El dolor puede empeorar tras usar mucho la articulación y es más probable por la noche que por la mañana.
  • Rigidez y pérdida de movilidad en las articulaciones. La rigidez aparece tras la inactividad, como al dormir o sentarse e intentar “ponerse en marcha”. Es característica la rigidez matutina de menos de 30 minutos.
  • Pueden aparecer o no inflamación de la articulación. Algunos pacientes sufren episodios de hinchazón y derrame articulación con acumulación de líquido.
  • Deformidad articular y aumento del tamaño de la articulación. En la rodilla y en los dedos de las manos son evidentes estas deformidades y la alteración de la estructura normal de la articulación.

Debido a todo ello el paciente presenta una incapacidad funcional, es decir, una dificultad para llevar a cabo sus actividades cotidianas.

II. Cómo se diagnostica

  • El diagnóstico de la artrosis no es complicado. El médico se basa en la historia clínica del paciente, la exploración física del aparato locomotor y la radiología.
  • Mediante la historia clínica el médico obtiene información sobre los síntomas del paciente.
  • En la exploración física se evalúa el grado de dolor y la capacidad de movilidad articular.
  • Con la imagen radiológica se visualiza el estado de las articulaciones y los cambios degenerativos característicos de la enfermedad.
  • Los reumatólogos aplican una serie de criterios clínicos y radiológicos que si se cumplen permiten el diagnóstico de la artrosis.
  • Otras exploraciones complementarias como los análisis en sangre, la extracción de líquido de la articulación (artrocentesis) o una resonancia magnética se indican cuando se quieren descartar otras posibles enfermedades.

III. Tipos de artrosis

La artrosis se clasifica en primaria, es decir, no se sabe la causa y en secundaria cuando se debe a un traumatismo, un trastorno del desarrollo, enfermedades congénitas, endocrina u otras enfermedades óseas y articulares. Cuando se habla de artrosis en general, la que afecta a la mayoría de la población nos referimos a la artrosis primaria.

La artrosis es una enfermedad que puede afectar a cualquiera de nuestras articulaciones, no todos los dolores óseos son artrosis. Puede ser localizada: afecta a una determinada articulación o generalizada: afecta a 3 ó más articulaciones. Es muy importante hacer un buen diagnóstico y diferenciar la causa de un dolor articular, de ello dependerá el éxito del tratamiento.

La artrosis tiene predilección por determinadas articulaciones, si bien se desconoce la causa de ello.

Dedos y manos Afecta de forma característica a los dedos de las manos, sobre todo, en mujeres mayores y puede ser hereditaria. Primero hay inflamación de la articulación y luego se desarrollan unos nódulos, habitualmente en la primera articulación debajo de las yemas (conocidos como los nódulos de Heberden) o menos común en la siguiente articulación inferior (nódulos de Bouchard). La artrosis también daña frecuentemente la base del pulgar y los huesos de la mano (articulación carpo-metacarpiana.

Rodillas La artrosis de rodilla suele ser bilateral y también más frecuente en mujeres. Aquí, la articulación suele ser estable hasta que la enfermedad llega a una etapa avanzada, cuando la rodilla se hincha y aumenta de tamaño. Aparece rigidez y dificultad para subir y bajar escaleras.

Cadera La artrosis afecta frecuentemente a las articulaciones que soportan el peso de una o dos caderas. Inicialmente el dolor aparece al caminar y luego ya en reposo, dificultando el descanso. Las personas afectadas de artrosis de cadera a menudo caminan cojeando porque tienden a girar levemente la pierna afectada para evitar el dolor.

Columna La artrosis puede afectar al cartílago de los discos que forman unos cojines entre las vértebras de la columna, las articulaciones de la misma columna que se mueven o ambos. La artrosis puede causar dolor, espasmos musculares, y reducción de la movilidad. En algunos casos, los nervios pueden pinzarse, lo que también produce dolor. La artrosis de columna es mucho más molesta cuando se produce en la zona lumbar o en las cervicales.

 

Otras localizaciones menos frecuentes de la artrosis son los hombros, el codo, los pies y el tobillo.

Bibliografía:

Osteoarthritis: Diagnosis and therapeutic considerations. American Family Physician 2002" 65(5):841-848.

Artrosis: revisión y actualización. Medicine, febrero 2001" 01 (34):1781-1789.

Consejos al paciente

Osteoporosis

Osteoporosis

1. Ejercicio y prevención de osteoporosis

Recomendaciones generales - Una de las medidas de prevención para evitar la osteoporosis es el ejercicio físico que consigue mantener los huesos fuertes y... Leer más

Dolor Osteomuscular

Dolor Osteomuscular

Cómo prevenir el dolor de espalda

La adopción y la corrección de una serie de hábitos posturales ayuda a evitar el dolor de espalda, si los incorporamos a nuestra actividad... Leer más

Diabetes

Diabetes

Cómo actuar ante una hipoglicemia

La hipoglicemia es una complicación de los pacientes con diabetes y que requiere una actuación y tratamiento inmediato. La hipoglicemia es una... Leer más